Ir al contenido principal

NO ES SU DÍA. ES NUESTRO DÍA



Los que gobiernan o los que aspiran a hacerlo algún día han  terminado por vaciar de contenido una jornada que debería ser de celebración ciudadana. Un día para reafirmar el sentimiento de comunidad, una fecha para sentirnos orgullosos de nuestra cultura y de lo que, una vez juntos; primero en la calle un 4 de diciembre y luego en las urnas un 28 de febrero, conseguimos como pueblo.

Pero como diría el defensor del pueblo andaluz: ustedes señorías están en la peleíta, y mientras se dan garrotazos los unos a los otros se olvidan de lo importante: Andalucía

Una región que se ahoga en el desempleo mientras se agarra desesperada a un viejo tablón en el que todavía se puede leer: seremos la California de Europa. Una región que se desangra por sus fronteras perdiendo a los jóvenes más preparados que aquí no encuentran oportunidades.

Un territorio que ha sido sumido por la clase dirigente en los nuevos tópicos de gente perezosa que cobra el PER, de millones de euros que se van por el desagüe de los ERES y de las cañerías de una administración con arterioesclerosis que se sigue complaciendo en su propia lengua: impulsar, estimular, priorizar, dinamizar, vehicular… infinitivos infinitos que sirven para no decir nada.

Hoy vuelve a ser 28 de febrero y en nuestro día se han puesto a manifestarse en contra del adversario. La culpa siempre es de otro. Luego se sorprenden de que la gente los considere un problema en lugar de tomar parte en la soluciones.

La política es el arte de lo posible… también de celebrar un 28 de febrero contando con todos los andaluces, pidamos pues lo imposible a los políticos

... y si quieres lo puedes escuchar aquí:

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…