Ir al contenido principal

LA HUMAREDA

Si todo este asunto que nos han ido vendiendo durante los últimos años hubiera dado sus frutos, usted amigo lector y sufrido contribuyente, no estaría ahora mismo desesperado. No estaría agarrado al volante aprendiéndose de memoria la matrícula del remolque del Ebro Kubota de delante mientras intenta llegar a Albacete. Si esto hubiera funcionado la A-32 hubiera estado terminada y la zona noroeste de la provincia no seguiría siendo un rincón olvidado del mapa del futuro.

Si todos hubieran hecho los deberes en tiempo y en forma, jueces, abogados, reos y testigos estarían interpretando sus papeles en la flamante ciudad de la justicia. También médicos, enfermos y sus familias estarían empadronados en la ciudad sanitaria que crecería dando servicios y formación a los alumnos del barrio de la facultad de medicina.

De la misma manera, los que siempre llegan tarde a su trabajo en la capital le hubieran dado un alegrón a sus jefes con la mejora de la puntualidad obtenida gracias al uso del tranvía que une, de manera estratégica todos los barrios de la ciudad con el centro. Pero alguien parece que ha perdido las llaves de arranque de la locomotora y los jefes se van a tener que seguir enfadando con ellos porque los atascos seguirán enredando los intestinos de la circulación rodada.

Y si la cosa fuera tal y como la han ido pintando, ahora podríamos aliviar los rigores del agosto y los apretones julianos enseñando cuerpo serrano en las playas artificiales del parque acuático. Relajarnos con el sedante masaje de la piscina de olas. Dejar de estar negros por la crisis y ponernos morenos con las Rayban caladas hasta las trancas. Tirarnos, por un módico precio, de cabeza por los toboganes kamizakes. Presumir de verano de interior.

Pero una vez que se va disipando la gran humareda que flotaba en el aire jienense poco o nada queda de eso o de lo otro. Apenas se distingue un enorme hueco que pone en evidencia lo que para algunos era evidente: que aquí se hace de todo para no terminar nada. Que con tanto cálculo la cal se ha esfumado y nos queda, al aire, el resto de la palabra.



Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…