Ir al contenido principal

JAÉN BORROSA


Algunos días, los menos, cuando el viento de la razón disipa la neblina y la bruma que empaña el paisaje, Jaén se muestra poderosa y rotunda en el fondo y en sus formas. Cuando el aire consigue tumbar, por unas horas, las humaredas de promesas rotas, Jaén puede enseñarse pétrea y dura en sus macizos serranos que puntúan el horizonte haciéndolo cercano y tangible. Cuando la atmosfera está clara, limpia de brumosas declaraciones y de la turbia saliva de quien las pronuncia, la provincia se hace grande y geométrica en sus olivares. Escuadras y cartabones de sombras y madera que rodean a pueblos y a sus gentes. La mayoría son vecinos que laboran campiñas y barbechos, talleres y edificios fabriles. 
Algunos días, los menos, haciendo visera con la mano se puede ver muy lejos, más allá de la alargada sombra de las grúas que se cubren de orín en una espera eterna. Aguzando la vista, cuando la lluvia despeja de polen y polvillo de obras sin acabar, se pueden ver a grupos de jóvenes que dicen adiós a la plaza de su pueblo con billete de ida. Cuando los chubascos arrecian y los canalones tabletean sobre los capós de los coches y furgonetas es posible adivinar, tras los destellos de los flashes y las antorchas de las cámaras de televisión que acompañan a la precampaña, carteles escritos a bolígrafo y repetidos mil y una veces en una impresora doméstica: busco trabajo de lo que sea.
A veces el sol se deja caer a plomo. Se lanza desde el trampolín más alto y cae en la tierra. Levanta salpicaduras hirvientes con su chapuzón en los líquidos barbechos. Magma de los surcos de caminos trillados, cansados de ser hollados por lo mismo y por los mismos. Las avutardas de mentirosas colas y engolados bailes de apareamiento electoral, asustadas, se asoman a las grietas al asfalto de las carretas y a los tejados, tarados, de los edificios públicos. En cualquier momento, si uno está atento, la polvareda se asienta y se precisan los perfiles de la realidad de Jaén. Dibujos precisos de bosques y riqueza mineral. De sillares y torreones y barbacanas que recuerdan tiempos en los que pasaban cosas, en los que la historia echaba raíces y no estaba, como ahora, desdibujada y borrosa.
 A veces, algunos días cuando el aire sopla a la contra a Jaén se le levantan las polvorientas y pesadas faldas preñadas de ácaros y lastres. La brisa juguetona la deja ver hermosa, grande y guapa, al menos, por unos instantes

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…